A pesar que desde el pasado 2015 el sector inmobiliario está logrando una estupenda recuperación que además continua con su evolución positiva, siguen existiendo en el mercado una gran cantidad de oferta de viviendas entre las que predominan las de escasa demanda.
Los últimos estudios afirman que “ existe mucho producto pero poco realmente atractivo”, por lo que si queremos vender un activo en el menor tiempo posible tenemos que tener en cuenta diferentes aspectos.

7 Claves que agilizan la venta

 

1- El precio
La mayor parte de los propietarios, suelen exigir un precio de venta por su inmueble que está muy por encima del valor que este tiene en el mercado. Por lo general esto es debido al “sobrecoste emocional” que las personas volcamos en ciertos objetos materiales. La vivienda donde el vendedor ha pasado momentos importantes en su vida, tendrá desde su punto de vista un valor incalculable.

2- Calidad de Servicio
En los tiempos que corren donde la competencia se ha multiplicado por mil, a consecuencia también de la llegada de las nuevas tecnologías, es fundamental que el servicio que ofrezcamos como agentes tenga ciertos elementos que nos diferencien de los demás.
Para ello podemos echar mano de nuestras ventajas competitivas que formarán parte del plan de marketing a seguir. Algunas podrán ser incorporar el uso de las últimas herramientas tecnológicas como la que nos ofrece las visitas en realidad virtual y ponerlas a disposición del cliente.

3- Rapidez
Dentro de nuestro plan de marketing en lo que respecta a las ventas, debemos establecer estrategias a corto plazo que permitan una mayor visibilidad de la vivienda durante los primeros días de publicación de la oferta. Esto quiere decir que los 15 primeros días en los que el anuncio de venta se hace público son cruciales para recibir el mayor número de llamadas y visitas de interesados

4-Flexibilidad
Independientemente del precio que el vendedor haya fijado por su vivienda, debemos explicarle que el mercado es el que marca las reglas del sector por tanto es importante ser flexibles en lo que a la negociación se refiere.
No existen patrones fijos a la hora de negociar, pero lo que si podemos decir es que es importante dejar margen para una contraoferta de aproximadamente el 10%/15% sobre la tarifa inicial.

5- Asesoramiento Profesional
Aquí es donde entramos en juego los asesores financieros profesionales. Si el futuro vendedor decide delegar la venta de su inmueble a una agencia que ofrezca un servicio añadido de asesores financieros, que actúen desde el primer momento informando a los potenciales compradores acerca de las posibilidades de financiación con las que cuentan, estaremos un pasito más cerca del cierre de la operación.

6- Publicidad efectiva
A veces no se trata de exponer la propiedad en el mayor número de medios posibles sino de hacerlo en aquellos que funcionen y tengan un óptimo retorno. Para ello debemos de realizar un análisis previo del sector e identificar aquellas plataformas y portales inmobiliarios online de mayor éxito y tráfico de usuarios. Hoy en día las nuevas tecnologías ofrecen múltiples oportunidades.

7- Ubicación
Uno de los mayores retos de un buen agente inmobiliario es precisamente hacer efectiva una venta difícil ya que todos sabemos que las propiedades en zonas exclusivas de alta demanda no necesitan publicidad para venderse.

Por tanto, si tenemos en cartera varias viviendas que no se encuentren dentro de las zonas más favorables, deberemos de contar con la capacidad de destacar aquellos aspectos importantes de la casa y presentar argumentos de peso para que el comprador los tome en cuenta.

Según últimos datos, en España existen tres viviendas a la venta por cada comprador real, esto quiere decir que contar con el mejor asesoramiento desde el principio marcará la diferencia entre una buena o pero operación.

Diana Pardo on Linkedin
Diana Pardo
Redactora en BCN Capital Group
Licenciada en Administración y Dirección de Empresas. Experta en comunicación digital para empresa y startups.
Share This