Todos hemos soñado alguna vez con nuestra vivienda ideal y en ocasiones en imposible encontrarla. Número de habitaciones, distribución de la superficie, cuartos de baño con características particulares, etc.

La mejor opción en este caso puede ser decidirse por construir tu propio hogar para así poder cumplir con todas tus preferencias y prioridades.

¿Cómo conseguir financiación?

A través de un crédito hipotecario para construcción de vivienda propia o auto-construcción.

Hipoteca Auto-Construcción

Existen en el mercado múltiples ofertas hipotecarias, sin embargo, este tipo de hipoteca para construir tu propia casa, se rige por condiciones muy distintas a las clásicas.

Actualmente no son la hipotecas más destacadas por la oferta bancaria pero siguen existiendo en el mercado y desde BCN Capital Group somos expertos en conseguirlas gracias a nuestra trayectoria y contactos en el sector financiero.

 

¿Cómo funcionan?

Lo primero de todo es necesario un proyecto sobre la obra que se quiere llevar a cabo y el terreno sobre el que se construirá. Una copia del mismo se presentará en la entidad bancaria en la que queramos conseguir la financiación.

En función de este proyecto y según determinados cálculos, se estimará el importe aproximado que será necesario para llevar a cabo la obra.

Sistema de pago diferente al resto de hipotecas

Las hipotecas de auto-construcción se diferencian en dos fases:

Fase de ejecución de la obra

Para esta fase se suele asignar un periodo de tiempo de dos a tres años que por norma general irá vinculado a un tipo de interés fijo.

Entregas parciales con certificaciones de obra

Las hipotecas concedidas para financiar la construcción de una casa se entregan de forma parcial a medida que va transciendo la construcción de la obra.

Se irán haciendo abonos en la cuenta de hipotecado con el fin de poder hacer frente a los pagos que vayan surgiendo.

Condiciones particulares

 

Periodo de carencia e intereses

Igual que las entregas de dinero se realizan a medida que va avanzando la obra, solo se pagará el tipo de interés del dinero que se vaya utilizando.

Esto significa que mientras dure el periodo de construcción, el hipotecado solo tiene que hacer frente al pago de intereses, consiguiendo así un periodo de carencia que puede durar hasta tres años.

Una vez finalice la obra, comenzará la amortización mensual del Capital.

Condiciones más exigentes

Por normal general, los bancos suelen imponer unas condiciones más rígidas y elevadas para este tipo de financiación ya que al no haber ningún bien construido el riesgo que asumen es mayor.

Suelen cobrar comisiones de cancelación y apertura más elevadas así como aplicar un diferencial más elevado. Esto también s debido a los mayores gastos de tramitación.

¿Qué necesitamos para conseguir una hipoteca para construcción propia?

Cumplir las siguientes condiciones:
1- Ser los propietarios de la parcela o terreno donde se va a construir la vivienda.
2- Tener el terreno debidamente registrado en el Registro de la Propiedad correspondiente.
3- Estar en posesión de un proyecto de edificación realizado por un arquitecto, visado por el colegio oficial.
4- Haber solicitado la licencia de obra en el ayuntamiento correspondiente al terreno.

Una vez concedida la licencia de obras se entregará en la entidad financiera junto al proyecto para proceder al cálculo de la cantidad necesaria para la hipoteca sí como para la negociación de intereses y gastos asociados.

La duración de estas hipotecas no suele superar los 30 años así como el porcentaje concedido ronda el 80%.

En BCN somos especialistas en hipotecas 100 consiguiendo la totalidad del capital necesario para mayor tranquilidad de nuestro cliente.

 

Estudiamos sin compromiso la viabilidad de la hipoteca que necesites para la compra de tu vivienda.

Diana Pardo on Linkedin
Diana Pardo
Redactora en BCN Capital Group
Licenciada en Administración y Dirección de Empresas. Experta en comunicación digital para empresa y startups.
Share This